Refrigerantes alternativos ¿limitados o necesarios?

Que el estado del medio ambiente es cada vez peor no es a estas alturas nada nuevo. Pero la realidad es que, con el estilo de vida que llevamos, mantener unas condiciones que nos ayuden a conservar nuestro entorno no es tarea fácil. Por ejemplo, a estas alturas seríamos incapaces de renunciar al aire acondicionado por muy nocivos que puedan ser algunos de los elementos que expulsan estos aparatos.

En el punto medio se encontrarían los aparatos de climatización que utilicen refrigerantes alternativos. Una opción cómoda y respetuosa con el medio ambiente, aunque también tiene sus limitaciones.

 

Refrigerantes alternativos existentes

A la hora de preguntar el precio de la instalación de aire acondicionado, sería adecuado preguntar si cuentan con R-32 o hidrifluororlefinas, que son algunos de los refrigerantes más ecológicos que podemos encontrar en el mercado. Son dos elementos químicos que resultan menos nocivos con el medio ambiente que los habituales.

Claro que es cierto que no son fáciles de encontrar, y que habitualmente los aparatos de aire acondicionado que los incluyen suelen ser más caros. Una vez más nos encontramos en la eterna lucha entre economía y ecología.

Por qué son más caros los refrigerantes alternativos

El problema que eleva el precio de los refrigerantes alternativos es que la legislación española en algunos casos los prohíbe, y en otros obliga a una alta carga burocrática que hace que los precios se eleven. Esto provoca que lanzar al mercado un aparato de aire acondicionado ecológico sea una misión casi imposible.

Incluso en el caso de las marcas que sí que lanzan aparatos de aire acondicionado con estas condiciones, las dificultades de la legislación vigente hacen que los precios tengan que ser necesariamente más altos.

Aumentos del efecto invernadero

El principal problema por el que es necesario que es necesario que se plantee un cambio en la legislación es que el aumento en el uso de los aparatos de climatización está provocando también un problema de aumento del efecto invernadero, debido a los efectos nocivos de los gases que se desprenden.

Pero, obviamente, las empresas de climatización no pueden ir contra la ley, ni tampoco ofrecer sus productos a un precio tan alto que sus clientes potenciales no los tengan en cuenta por motivos económicos.

Por lo tanto, la única forma de encontrar un equilibrio entre economía y ecología es realizar un cambio en la legislación que permita …