Como elegir una buena impresora

La inversión en una impresora es algo que de un tiempo a esta parte se está poniendo muy de moda. No solo por la necesidad de imprimir documentos propios sino porque todas aquellas personas que tienen hijos saben que en un momento o en otro van a tener que imprimir sendos trabajos del colegio, del instituto o de la universidad. Dicho de otro modo, tarde o temprano una impresora termina por hacer falta en el hogar. Sin embargo la pregunta es: ¿en qué aspectos hay que fijarse para saber que la inversión que se va a hacer merece la pena?

Cuando vamos a comprar una impresora tenemos que tener muy en cuenta es el tamaño. Cabe decir que hace algunos años las impresoras eran más bien grandes cosa que ahora no sucede. De todos modos, no es menos cierto que todavía hay algunas marcas que hacen impresoras de unos tamaño que creemos que no son para nada adecuados. Por ello lo mejor que se puede hacer es ver dónde se quiere instalar y determinar si cabe. Ten en cuenta que si solo vas a imprimir en folios no merece la pena adquirir una impresora que tenga un gran tamaño.

El tipo de papel que acepta es clave. Son muchas las que solo aceptan folios. Sin embargo, estamos seguros de que compensa gastarse 30 euros más, por ejemplo, y poder introducir otro tipo de material como pueda ser el caso de sobres o apli pegatinas. Ten en cuenta que esto puede ser de gran utilidad sobre todo si tienes una PYME ya que seguramente tendrás que realizar envíos por lo que poner la dirección a mano no es una opción a día sobre todo cuando hay programas que se adaptan como un guante a estas impresoras y funcionan a la perfección sin ninguna clase de problemas.

Por último tenemos que ver el tema de los cartuchos. Es cierto que en multitud de plataformas de internet podemos comprar cartuchos compatibles con casi cualquier impresora. Pues bien, debe ser tarea nuestra el saber si nuestra impresora será compatible con este tipo de cartuchos. De lo contrario, es decir, de no ser compartibles puede ser  que nos gastemos mucho más dinero del que habíamos planeado y que entremos en una fase en la que no nos compense desde ningún punto de vista adquirirla. Cuando tenemos una empresa o somos autónomos hay que mirar todos y cada uno de los gastos que se hacen si se quiere optimizar recursos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *